Noticias

Larrañaga: “es un acto de responsabilidad y de rebeldía construir un modelo superador, con trabajo, diálogo y educación”

En la jornada de ayer, a sala absolutamente colmada, se relanzó por parte del diputado Jorge Gandini el movimiento “Por la Patria”.

La actividad contó con la presencia del histórico dirigente de Por la Patria, Alberto Zumarán, el Intendente de Maldonado, Enrique Antía, el ex intendente de Colonia, Walter Zimmer, el Ex diputado Frenteamplista, Gonzalo Mujica, diputados y senadores de Alianza Nacional y dirigentes de todo el país que se acercaron para el lanzamiento del movimiento.

La parte oratoria estuvo a cargo del ex intendente y hoy diputado por Río Negro, Omar Lafluf, Silvia Ferreira Sienra, hija de Wilson Ferreira, y luego lo hicieron Gandini y Larrañaga.
Para la hija del histórico líder blanco el Movimiento “Por la Patria no renace, siempre estuvo vivo en la casa de cada uno de los wilsonistas” y convocó a los presentes a redoblar esfuerzos para ser aquella “arrolladora ola de esperanza compartida”.

Por su parte, el diputado Lafluf, invitó a todos a “compartir el sueño de un proyecto wilsonista en el gobierno de la República”.

Durante su alocución Gandini señaló que “Por la Patria nace porque hemos entendido que la mejor manera de ayudar al Partido a construir, a ganar y a gobernar es ocupando espacios que el partido necesita. El wilsonismo es una referencia. Hay que mirar para adelante pero hay que tener claro desde donde arrancamos. Es tomar el pasado y mirar para adelante”.

“Por La Patria nace para aportar. Se habla mucho de Wilson en el Partido, pero se hace poco wilsonismo porque se entiende poco. El wilsonismo es idea, es la comprensión del país real, de su gente y su potencialidad económica, una visión de desarrollo diferente”, argumentó.

Para Gandini esto es necesario porque si miramos al país, “no lo vemos en infraestructura -hay que pedir prestado para hacer una vía-, ni en la transformación productiva -tenemos la mayor extranjerización de la tierra de todos los tiempos-. De la educación tenemos buenos recuerdos y no tenemos un modelo de inserción internacional, ni la inversión para adaptarse a los nuevos desafíos. No tenemos nada.”

“Tenemos un país con un presupuesto altísimo, financiado con impuestos a las personas, al trabajo y a las empresas. El modelo económico de la izquierda ha fracasado y se necesitan otras respuestas. Frente a esos modelos fracasados que traban al país, es necesario que el Partido Nacional y el país tengan más wilsonismo”, agregó.

Gandini enfatizó en que hay que superar el ciclo frenteamplista, y eso no se hace solamente “marcando a pie firme nuestras discrepancias en toda la línea. Tenemos que ser capaces de convocar más allá de las fronteras partidarias. Convocamos a recorrer juntos un camino para llevar adelante líneas de acción integrales.”

La actividad la cerró el líder de Alianza nacional, Jorge Larrañaga. Comenzó por agradecer, colmado de emoción en sus palabras, por el trabajo, el recuerdo, y el relanzamiento de Por la Patria, primer espacio que lo acogió en su actividad política.

“Hemos luchado toda una vida por llevar adelante un proyecto político que dé respuestas”, expresó Larrañaga, al tiempo que indicó que “se necesita un proyecto superador contra la resignación y la mediocridad que de esperanza de un país mejor. Una revolución del trabajo y la educación”.

Agregó que “es un acto de responsabilidad y de rebeldía construir un modelo superador de país, con trabajo, dialogo y educación”.

Enojo y rebeldía

Larrañaga ironizó con los que critican su carácter, admitiendo que le enoja la desigualdad y las diferencias entre los que tienen y los que no.

“Me enojo cuando cada vez es más profunda la brecha entre los hijos de los uruguayos que tienen y los que no en referencia al estudio; ¿cómo no enojarse frente al hecho de la inseguridad que golpea  a los uruguayos de los barrios más pobres?, ¿cómo no enojarse cuando este gobierno llegó diciendo que iban a pagar más los que más tenían y menos los menos tenían, y terminaron pagando más los que más trabajan y luchan por superarse”?, al mismo tiempo sostuvo que “prometieron no poner más impuestos y no lo cumplieron, terminaron jugando al empate, igualando para abajo”.

Arco opositor y superador

Larrañaga expresó que es tiempo de un país integral e integrador. “Cuando vamos a ser ese país de una visión integral, que impulse una suerte de gran arco superador contra la resignación y el país gris. Un gran arco de esperanza donde estemos todo destinados a construir sobre la base de 5 o 6 pilares básicos y fundamentales”.

A modo de confidencia, Larrañaga se refirió al tiempo que transcurrió entre junio de 2014 y junio de 2017, y manifestó que antes de comunicar que sería nuevamente candidato por el Partido Nacional, lo pensó mucho y lo conversó con muchísima gente, pero finalmente concluyó en tomar dicha responsabilidad.
“No lo hago por mí, ni por satisfacer una vanidad personal que no tengo, o para intentar alcanzar el poder por el poder mismo, no es por vestirme con ropajes de arrogancia, de ego o de soberbia”.

Concluyó: “Tenemos que hacer un enorme esfuerzo por nuestros hijos y los hijos de los uruguayos, por los nietos que todavía que no han nacido y por aquellos que ya lo hicieron, porque ese es el destino de los que tenemos la vocación de utilizar a la política como un acto de servicio al país y su gente”

Responsabilidad contra la resignación

El líder blanco sostuvo que “este es un acto de responsabilidad contra la resignación en base a la rebeldía”. Agrego que “hay lograr que la educación sea el escudo para los pobres, que el trabajo sea la mejor política social y que la seguridad sea una política que se ejerza con firmeza y decisión, porque tenemos la obligación de vivir en paz”.

¿A los de adentro nada?

Larrañaga se refirió a la ayuda que se da para las inversiones extrajeras, e indicó que habría que ayudar a los productores nacionales, para que las empresas no tengan que cerrar sus puertas, para así defender las fuentes de trabajo. “Hay que defender al mediano y pequeño productor. Si todo lo que le están dando a UPM se lo estuvieran dando a nuestros productores las empresas no cerrarían. Impuestos, trabas y complicaciones; a los de afuera les damos todo y a los de adentro nada”. Puso los ejemplos de las empresas Agrolan y Fanapel en Juan Lacaze.

Revolución del trabajo

Finalizando sus palabras, el senador nacionalista, con un discurso encendido pero conciliador, exhortó a que el diálogo con todos sea el eje de la “nueva política”, e indicó que el país necesita acuerdos sobre los principales temas, entre ellos, el trabajo.

“Necesitamos una gran revolución del trabajo, donde utilicemos todas las políticas tributarias y tarifarias al servicio de la inversión para generar desarrollo y trabajo. Es mil veces preferible subsidiar el trabajo porque si no subsidiamos el trabajo terminamos subsidiando la pobreza y no queremos que la pobreza termine siendo un yugo que oprima a los más débiles”.

Indicó: “Queremos la revolución del trabajo en serio. Que quizá le entre menos a las arcas del Estado pero que le entren más recursos a los bolsillos del ciudadano porque con trabajo la gente podrá desarrollarse y crecer”.

“Venimos de vuelta para salir al encuentro de miles de compatriotas, para desarrollar una revolución y convencerlos. Venimos de vuelta por nuestros hijos, por la patria”, finalizó.